¿Cómo infuyen las decisiones del BCE sobre tus ahorros?

Es posible que alguna vez te hayas preguntado en qué te afecta a ti que el Banco Central Europeo reduzca los tipos de interés. Una pregunta muy razonable puesto que, en la mayor parte de ocasiones en las que el BCE ha aparecido en los medios de comunicación, nuestro bolsillo no ha sufrido ningún cambio, ni para bien ni para mal.

Sin embargo, cada movimiento de la autoridad monetaria europea tiene consecuencias directas sobre los ahorros de los ciudadanos, de las empresas y de los países aunque, en la mayor parte de ocasiones, los efectos de una reducción de tipos de interés tarden en manifestarse en la economía real.

Consecuencias de las decisiones del BCE sobre el ahorrador

En teoría, la política expansiva de los Bancos Centrales debería servir para fomentar de nuevo el consumo y la inversión, facilitando la concesión de nuevos créditos y la refinanciación de los ya otorgados, reduciendo, además, la carga de las deudas para los deudores mediante la generación de procesos inflacionistas y provocando un aumento de las exportaciones vía devaluación de la moneda.

BCE-ahorrosSin embargo, esta política va en detrimento de las decisiones de los ahorradores. Por un lado, el menor valor de la moneda provoca que nuestros ahorros valgan menos ahora de lo que valían antes. Y, por otro, dado que los tipos de interés son tan bajos, la rentabilidad de los productos de renta fija, como los depósitos bancarios, ya no es tan atractiva como antes.

Es decir, los ahorradores se ven fuertemente penalizados por las políticas monetarias expansivas. Este efecto es deliberado: el objetivo de los Bancos Centrales es impedir que los agentes económicos ahorren y que ese dinero se destine al consumo.

Sin embargo, cuando los productos de renta fija no son los suficientemente atractivos en términos de rentabilidad, los ahorradores optan por otras alternativas de inversión que compensen los reducidos tipos de interés, en especial la renta variable.

La renta variable, atractiva cuando los tipos de interés son bajos

En la medida en que los tipos de interés sean bajos, la inversión en productos de renta variable y, en especial, en Bolsa, gana atractivo en relación a los productos de renta fija, puesto que será mucho más sencillo batir sus rentabilidades.

Con tipos de interés bajos, un bono soberano, por ejemplo, pierde rentabilidad en relación a otros productos. Como esto sucede con todos los productos de renta fija, los inversores acaban trasvasando sus capitales desde la renta fija y segura a la renta variable, asumiendo un mayor riesgo.

Esta es la principal razón por la cual, en el momento en el que el BCE reduce sus tipos de interés, se produce un aumento en la cotización de los principales valores que componen la Bolsa, y de los índices bursátiles en general.

Búsqueda de activos refugio

Una tercera consecuencia de las políticas expansivas de los Bancos Centrales es que los ahorradores buscan activos refugios donde colocar sus excedentes de capital, especialmente ciertas commodities como el oro o el petróleo cuyo valor crece en períodos de bajo crecimiento o recesión.

Estas inversiones en activos refugio provoca una salida de capitales del país en búsqueda de activos de mayor rentabilidad o con un menor riesgo. Cuando los capitales abandonan el país, se produce una devaluación de la moneda, ya que los inversores venden euros y compran otra moneda, como dólares, para invertir en otros productos de ahorro denominados en la otra moneda.

En definitiva, y puesto que el objetivo principal del BCE es mantener un objetivo de inflación en torno al 2%, las políticas expansivas buscan un aumento del consumo y una penalización a los ahorros. Las consecuencias de estas políticas son negativas para los ahorradores y pueden tener un efecto contraproducente sobre el conjunto de la economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *