Crédito y préstamo, diferencias

Los créditos y los préstamos son dos productos bancarios que, aunque puedan parecer sinónimos y su fin pueda resultar similar, no son exactamente lo mismo. En este artículo analizaremos las diferencias entre ambos y sus aplicaciones. Antes que nada, definiremos rápidamente en que consiste cada uno de ellos.

Definición rápida de crédito y préstamo

En un préstamo, el banco o entidad financiera que actúa como prestamista ofrece una cantidad concreta de dinero al prestatario. Esta cantidad será amortizada por éste último periódicamente.

El crédito constituye un techo de dinero que se facilita al destinatario, normalmente dentro de una línea de crédito que se acuerda previamente con la entidad (tarjetas de crédito, lineas de crédito a particulares o empresas, etc…)

Diferencias entre créditos y préstamos

A continuación, recogemos las principales diferencias entre los préstamos y créditos más habituales que podremos encontrar en el mercado.

- La primera diferencia que salta a la vista tras leer las definiciones anteriores es que en el préstamo, el receptor obtiene todo el dinero acordado desde un principio. En el crédito, se dispone de una máxima cantidad de dinero y el receptor puede elegir si utilizar toda, una parte o nada según sus necesidades.


- En cuanto a los intereses, en el préstamo se pagan por el dinero total dispuesto, y estos empiezan a pagarse desde la primera amortización. En el caso del crédito, sólo se pagarán intereses por las cantidades que utilizemos de nuestra línea de crédito.

- Los plazos de devolución en el préstamo son fijos y se estipulan al contratarlo, y no se puede renovar sin la realización de un nuevo préstamo. Los créditos, en cambio, pueden ser renovados cuando lleguen a su vencimiento.

- En los créditos, las cantidades devueltas pueden ser reutilizadas nuevamente. En los préstamos, las cantidades amortizadas no pueden volver a prestarse en el ámbito del mismo contrato de préstamo.

- Habitualmente, los intereses de los créditos son más elevados que los de los préstamos.

- Los préstamos suelen utilizarse para la compra de bienes de alto valor, cuyo precio es conocido (coches, casas, viajes, etc…) En cambio, los créditos son utilizados para poder disponer de liquidez en ciertos momentos concretos, sin saber previamente la cantidad o el objeto del gasto (muy utilizado por empresas y autónomos)

Cálculo de préstamos

Si deseas calcular la cuota mensual y la cantidad total de intereses que pagarías según el importe, el tipo de interés y el plazo, puedes usar nuestra calculadora de préstamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>