¿Qué es la hipoteca inversa?

Uno de los temas más de moda en el panorama económico español es la sostenibilidad del sistema de pensiones en el futuro, del riesgo de que las pensiones se puedan seguir pagando o que todas las personas puedan acceder a ellas. A todo ello, hay que sumarle el nivel de envejecimiento de la población española y el peligro que ello supone. Pese a tratarse de problemas con una solución compleja, existen una serie de fórmulas en la actualidad para paliar todos estos problemas y mejorar nuestras pensiones. Uno de ellos es la conocida como hipoteca inversa.

La hipoteca inversa es un préstamo hipotecario pensado especialmente para personas mayores de 65 años o personas con un elevado grado de dependencia por la cual una entidad financiera paga una cantidad mensual a una persona a cambio de que ésta utilice su vivienda como garantía. La cantidad mensual recibida dependerá del valor de la vivienda y de la edad de la persona: cuanto mayor valor y mayor edad, mayor será el importe que recibirá la persona.

Posibilita obtener dinero líquido por el valor patrimonial que representa la propiedad de la vivienda sin perder su titularidad. Y no hay que olvidar que los gastos que conlleva su contratación son menores que los de una hipoteca al uso. Se exige la tasación de la vivienda por parte de una sociedad de tasación y que el inmueble esté asegurado contra daños.

A diferencia de una hipoteca normal, en la cual se percibe el total de la cantidad prestada al inicio de la operación, el montante recibido a través de la hipoteca inversa se va pagando en mensualidades. Se puede liquidar la operación en cualquier momento y el importe que recibe la persona no tributa.

Hipoteca inversaPor lo general, la hipoteca inversa suele contratarse por un periodo de entre 10 y 20 años, aunque también existen las vitalicias; uno de los requisitos, aparte de la edad, es que no tenga asociada ninguna otra hipoteca, en cuyo caso sería necesario la cancelación previa para poder solicitar la hipoteca inversa.

Si la vivienda se encuentra a nombre de dos personas (un matrimonio) la renta la recibirán por separado ambas personas, aunque en algunos casos las entidades bancarias aplican una clausula sobre las mujeres, cobrando menos, por su mayor esperanza de vida.

Una vez fallecido el deudor, o el último beneficiario, corresponde a los herederos liquidar la situación con la entidad bancaria. Podrán optar por dos opciones:

  • Cancelar totalmente el crédito hipotecario para lo cual tendrán que pagar a la entidad bancaria el dinero prestado. Una ventaja de este tipo de hipoteca es que la entidad bancaria no puede exigir una compensación por la cancelación. La cancelación puede producirse con el propio dinero de los herederos, refinanciando la deuda o por la venta de la propia vivienda.
  • Ejecutar la hipoteca por parte de la entidad financiera, en el caso de que los herederos no puedan o no quieran cancelar el préstamo.

Según los últimos estudios realizados las personas que contrataron la hipoteca inversa en el año 2013 en España tienen un media de 79 años; este dato difiere mucho del resto de Europa y en especial de países como Reino Unido donde la media era de 69 años. La diferencia esta en los productos disponibles. En España, el importe mensual será mayor según la edad de la persona, mientras que en Reino Unido existe más flexibilidad pudiendo recibir el importe de golpe o a demanda.

Resumiendo

La hipoteca inversa es una de las alternativas que tienen las personas mayores de 65 años, con gran dependencia o dependencia severa,para recibir una paga mensual y complementar así su pensión, aumentando su nivel de vida. Además, al tratarse de un préstamo, estos ingresos mensuales adicionales no tributan en el IRPF.

Además, la coyuntura financiera actual que ha provocado una bajada de los tipos de interés ha provocado que la hipoteca inversa se abarate, siendo ahora mismo un buen momento para su contratación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *