Créditos para el consumo

Los créditos para el consumo surgen de la necesidad de cubrir el amplio espectro que va desde los préstamos para grandes compras (viviendas, coches, etc…) y las tarjetas de crédito que cubren pequeños gastos cotidianos. Éste tipo de créditos, que suelen ser de entre 500 y 20.000 euros, se han convertido en la forma de financiamiento más común.

Existen muchos tipos de créditos al consumo, según el fin para el que vaya a utilizarse el dinero. Los intereses suelen ser bastante más elevados que los préstamos hipotecarios (más del 5% TAE) y el tiempo de devolución suele ir de uno a diez años. Además, las entidades financieras suelen aplicar gastos y comisiones de apertura y cancelación.

Además de los bancos y entidades financieras, los créditos al consumo también suelen ser ofrecidos por muchos grandes almacenes y establecimientos para poder pagar a plazos algunos de sus productos de mayor cuantía.

Recientemente, la ley que regula los créditos para el consumo fue objeto de varias modificaciones que se traducen en cambios importantes a tener en cuenta.

Novedades en los créditos al consumo

La nueva ley, establece una serie de nuevas normas, orientadas principalmente a un mayor control por parte de las entidades prestamistas de las condiciones de solvencia del prestatario al que se concede el crédito. Entre los principales cambios se encuentran los siguientes:

* La entidad prestamista debe asegurarse de la solvencia del consumidor antes de aceptar el contrato.

* Los anuncios publicitarios de estos productos financieros deben contener la información básica sobre el crédito que se ofrece.

* El consumidor siempre podrá devolver el dinero prestado de forma anticipada.

* El prestamista debe explicar al prestatario todas las características del crédito al consumo y dejar claro las consecuencias en caso de que el consumidor no pueda devolver la cantidad prestada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *